La infancia defiende la naturaleza